19.6.08

diana

A ti, que con tu simple compañía (créeme) eres bálsamo curativo de muchas de mis penas.

A ti, que consigues doblegarme en las cosas sencillas, y hacerme medio-enfadar con manías tontas.

A ti, que podrías escribir libros sobre estereotipos que harían sangrar ojos y oídos de no poca gente.

A ti, que aciertas siempre en los cincuenta puntos de la diana de la realidad, la que se esconde tras frases que son susurros y medias mentiras que son verdades completas.

A ti, que te mereces treinta mil veces más de lo que recibes y sin embargo esperas, existes, con tu sonrisa simpática y tu acento olvidado a ratos.

A ti, que te pareces a tantos pero que en realidad no te pareces a nada que haya conocido, una curiosa dualidad que cuanto más te conozco más me sorprende.

A ti, que me hiciste llorar cuando te fuiste y me haces llorar cuando me tocas la fibra.

Te quiero mucho tío.

4 comentarios:

a_niveles dijo...

increible... i cert!

muuuuas

Haldar dijo...

bellas palabras...

abrazos

Nacho Hevia dijo...

Te debo un comentario y opinión...disculpa la tardanza...
Pero antes te comento este para decirte que por un momento sentí envidia de aquel a quien van dirigidas estas palabras porque están cargadas de un amor (querer así es amar) y las leo y me abofetean su sinceridad

Lo dicho, te debo un comentario

Nacho Hevia dijo...

Y qué suerte que se lo puedas dedicar
Felicidades a los dos